Insomnia poem 2

No me prometas nada.
Ni que vendrás esta noche,
ni que no te marcharás antes de que llegue la mañana.

No me prometas nada.
Ni que esto es para siempre
Ni que nuestras vidas estaban ya cruzadas.

No me prometas.
Que las promesas envenenan el sino arbitrario e inesperado del amor,
Lo convierten en una cuenta regresiva de decepciones por desilusión.

Que por promesas pasadas la Luna tiene un trastorno de personalidad,
El Sol uno de ubicación,
Y yo el alma lleno de recuerdos que solo existieron en mi cabeza.

Por favor, te pido, tú, no me prometas nada.
Sorpréndeme si decides aparecer
Y despiértame con un beso que me descubra que aún no te has ido.

Que ya estoy harta del regusto amargo de proyectos son sobredosis de azúcar,
Que últimamente he aprendido que los mejores planes son los que se improvisan a última hora,
Los que llegan sin ser buscados,
Los que no tienen garantías, ni pagos a plazos.

Porque querido,
si me quieres dar tu amor,
lo acepto,
pero al contado.

Hiena

No pienso escribir más sobre ti. No.
Ya llenas las hojas de mi cuaderno de psicoterapia.
Y egoísta, avaricioso te presentas en este folio pidiendo aquí también protagonismo.

Lo siento, hoy ya no te suplico
Como un día te supliqué de rodillas que me miraras a los ojos, que volvieras;
Durante esos ataques de ira, en los que apretabas los puños y perdias la mirada;
Porque yo, tu frágil muñeca, tu niña, no se había portado como tú demandabas.

Te repito que ya me cansé, ya no suplico.
Prometí no volver a arrodillarme ante las inseguridades de otra persona.
Y es que por fin descubrí que con cara de santo y piel de cordero;
Paraste mi vida, robaste mi horizonte y hasta cambiaste mi credo.

Se asoma con cautela la hiena de mil rostros,
Fantasma que como una sombra vaga detrás de mi,
Que con palabras de amor y pulseras que se aflojan con llave;
Me ha arrastrado a una jaula de la que jamás pensé salir.

Pero he pasado tanto tiempo sumida en la oscuridad,
que tus palabras ya no son culto,
que he hallado mi verdad.

Y en lo más hondo de mi traumado corazón,
Más que odio una lástima asqueada con aún resto de temor.

5c4fdb1601125d4d860455dd205d72d1
¿Conoces al autor?

 

Insomnia poem 1

A mi la fe en el amor me la arrancaron
La rompieron en jirones ante mis ojos
Tiraron los restos al piso y se burlaron
Y aún asi voy yo y la recojo.

Limpié las piezas con mis lágrimas
Traté de recomponerla con mentiras
Con la esperanza de que algún día volvería
Ese amor inconmesurable y tan profundo
Esa creencia ciega del primer día.

Pero cansada de esperar en lo alto de la torre
La princesa cortó su larga y roja cabellera
Trenzó una escalera y sin dolores
Decidió escapar y vivir solo por ella.