La primera vez

Era tan bondadoso y paciente que cuando lo enfadaba,
después de exponer valiente su puño a 2 milímetros de mi cara,
solamente lo estrellaba contra la pared,
contra la columna,
contra la puerta,
contra la ventana.

Pero hubo un día en el que agoté su paciencia,
y en medio de un ataque de pánico en que el que me costaba respirar,
mis suplicas por que me dejara salir a coger aire a la calle colmaron su paciencia
y cansado de mi actitud de potra rebelde,
decidió callar mis grutos cruzándome la cara.

Mis ojos orbitantes bajaron la cabeza aterrados.
Mi mente quedó en blanco,
escuché el crujir del cristal de mi alma.

Pocos minutos más tarde me pide perdón,
él no quería hacerlo,
era el único arreglo que le vio a aquella situación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s