Un rato

Y desaparecer
Y no estar más,
y no ser

Y no volver a sentir esta presión en el pecho que me ahorca la garganta
estas ganas dementes de querer matarte
esta la certeza de que ni muerto arreglarías una sola cicatriz…

Esta rabia que se me antoja eterna,
puñetazos que nacen y mueren en mis manos,
sin dejar de surgir, sin dejarme resurgir…

Esta mente que ya no se va sola de paseo,
los monstruos asechan cada paso.
Esta niña que tiene miedo a la felicidad,
pues sabe que nunca dura más de un rato.

Y otra vez es de día,
Y tener que:
despertar,
y levantarse,
y caminar,
y creer
y sonreír
y bailar
¿para qué?
Si todo lo bueno apenas dura un rato, nunca más de un rato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s