Insomnia poem 2

No me prometas nada.
Ni que vendrás esta noche,
ni que no te marcharás antes de que llegue la mañana.

No me prometas nada.
Ni que esto es para siempre
Ni que nuestras vidas estaban ya cruzadas.

No me prometas.
Que las promesas envenenan el sino arbitrario e inesperado del amor,
Lo convierten en una cuenta regresiva de decepciones por desilusión.

Que por promesas pasadas la Luna tiene un trastorno de personalidad,
El Sol uno de ubicación,
Y yo el alma lleno de recuerdos que solo existieron en mi cabeza.

Por favor, te pido, tú, no me prometas nada.
Sorpréndeme si decides aparecer
Y despiértame con un beso que me descubra que aún no te has ido.

Que ya estoy harta del regusto amargo de proyectos son sobredosis de azúcar,
Que últimamente he aprendido que los mejores planes son los que se improvisan a última hora,
Los que llegan sin ser buscados,
Los que no tienen garantías, ni pagos a plazos.

Porque querido,
si me quieres dar tu amor,
lo acepto,
pero al contado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s